Pipe Bursting

Consiste en la introducción de una nueva tubería aprovechando la traza de la conducción a rehabilitar. Para ello se insertan barras de acero sólido por dentro de la tubería existente (tubería a restituir), al llegar al otro lado, se conecta una cuchilla de corte y un expansor. El equipo tira de las barras para generar una tensión constante sobre el tubo a medida que la cuchilla y el expansor abren paso sobre la tubería antigua, la nueva queda instalada.

La principal ventaja que posee esta técnica es que la nueva tubería instalada es del mismo diámetro o mayor que la tubería existente.

Diámetros de aplicación: de 7.5 mm a 250 mm