Renovación ZinZanja

Premium CIPP

La tecnología CIPP o curado en sitio, por sus siglas en inglés (cured in place pipe), es un compuesto tubular impregnado con resina epóxica de última generación que se utiliza como revestimiento interior de la tubería existente y que se instala por reversión con presión de aire. Una vez finalizada la inserción de la resina se cura usando vapor de agua que se distribuye a través de la tubería receptora.

Al final del procedimiento de curado, se obtiene un tubo de resina reforzada estructuralmente alojado en el interior del conducto existente y perfectamente ajustado, con propiedades mecánicas que garantizan una vida útil de más de 50 años.

Este método requiere profundos conocimientos en la materia para llegar a conseguir la rehabilitación deseada.

Diámetros de aplicación: de 75 mm A 1.500 mm
Tipos de redes: alcantarillado, acueducto, gas, industrial

Compact Pipe

Compact Pipe es el sistema de renovación de tuberías con tecnología Close-fit, que permite rehabilitar sistemas de acueducto, alcantarillado y tuberías de uso industrial (gas) de forma fácil, rápida y eficiente.
El material de la tubería tipo Compact Pipe se deforma previamente y su sección se reduce para tomar forma de C.

La renovación consiste en la inserción de una tubería de polietileno (deformada con anterioridad para facilitar su ingreso) a través del halado mecánico de un winche hidráulico.

Diámetros de aplicación: de 100 mm a 500 mm

En el caso de renovación de redes de alcantarillado, las intervenciones se realizan a través de pozos de inspección por lo que no se requiere apertura de zanjas y en acueductos estas zanjas o puntos de acceso son mínimos.

Pipe Bursting

Consiste en la introducción de una nueva tubería aprovechando la traza de la conducción a rehabilitar. Para ello se insertan barras de acero sólido por dentro de la tubería existente (tubería a restituir), al llegar al otro lado, se conecta una cuchilla de corte y un expansor. El equipo tira de las barras para generar una tensión constante sobre el tubo a medida que la cuchilla y el expansor abren paso sobre la tubería antigua, la nueva queda instalada.

La principal ventaja que posee esta técnica es que la nueva tubería instalada es del mismo diámetro o mayor que la tubería existente.

Diámetros de aplicación: de 7.5 mm a 250 mm

CIPP Domiciliarias

La tecnología CIPP (Cured in Place Pipe – Tubería curada en sitio - por sus siglas en inglés) consiste en la instalación de una tubería totalmente estructural que asume las cargas vivas, muertas e hidrostáticas a las que se encuentra sometida la red. También aumenta la velocidad, reduce la fricción e incrementa la capacidad hidráulica de la tubería.

Aplicable a redes de aguas residuales y aguas lluvia.

Diámetro de aplicación: de 150 mm a 300 mm.
Rendimiento: 3 rehabilitaciones diarias
Longitud de la rehabilitación: hasta 30 m.

Security Hats

La instalación de Security Hats mejora la hermeticidad de los sistemas de aguas residuales, garantizando la adecuada descarga y conexión de la acometida domiciliaria con el colector. También eliminan infiltraciones y exfiltraciones de agua.

Aplicables a redes: Aguas residuales y aguas lluvia.

Diámetro de aplicación: de 150 mm a 300 mm.

Rendimiento: 5-6 rehabilitaciones diarias

CIPP Puntual

Consiste en la aplicación de una línea textil de fibra de vidrio impregnada con resinas epóxicas, utilizada en tuberías de alcantarillado por gravedad de cualquier material y usada para realizar refuerzos puntuales o parciales en puntos de desgaste como huecos, perforaciones, grietas, etc.

Aplicable a redes: aguas residuales y aguas lluvia.

Diámetros de aplicación: de 200 mm a 600 mm

Rendimiento: 3 rehabilitaciones día

Longitud de la reparación: 50 cm – 80 cm.

Inspección, Limpieza, Diagnóstico

Los procesos de inspección, limpieza y diagnóstico forman parte de la etapa inicial de la rehabilitación de tuberías sin excavar, necesarios para determinar la solución adecuada a la problemática de la red. En esta fase se determina la capacidad estructural de la tubería existente así como la detección de fisuras, fugas, estado del material y vida útil remanente.

Adicionalmente la inspección se realiza previa a la rehabilitación con el fin de determinar las condiciones de limpieza de la tubería y descartar cualquier tipo de obstrucción en ella.