11 octubre 2018

Claves para crear una microempresa familiar



La microempresa familiar se consolida como uno de los mayores fenómenos económicos de la sociedad en los últimos tiempos. Este tipo de negocio posee muchas ventajas, principalmente al permitir la creación de empresas generadas por una sola persona o las conformadas por socios que son familiares. Estas ventajas representan las bases que sustentan a la microempresa, la cual permite tener éxito a través de elementos como la confianza, el afecto y la continuidad. Pero se debe recalcar que no son los únicos elementos relevantes al instante de generar este tipo de negocio. Para iniciar con éxito el desarrollo de una microempresa familiar se deben seguir ciertos pasos fundamentales:

1.            Realizar un plan de empresarial global: es el primer paso que se debe realizar para el tipo de actividad que se desea desarrollar. Esto se determina a través de los objetivos principales con el fin de comenzar con buen pie el proyecto. Resaltando los aspectos más fundamentales como el número de socios, las obligaciones de tipo fiscal, el régimen de seguridad social; además de otros aspectos como la responsabilidad ante propios y terceros, sin olvidar la responsabilidad social empresarial. Deben estar siempre presentes dentro de lo que son las obligaciones de la organización de la microempresa familiar.

2.            Hacer un estudio de mercado completo: sirve para comenzar la valoración de los riesgos y de las futuras oportunidades que se presenten. Aquí se debe hacer un análisis profundo del mercado actual, para clasificar la actividad comercial que se pretende desarrollar. Corresponde en este instante estudiar el grado en que se encuentran tanto la oferta como la demanda; además de considerar en profundidad al público objetivo como a la competencia directa e indirecta.

3.            Precisar la disponibilidad de capital: esto representa un elemento vital para alcanzar el éxito del proyecto de la microempresa familiar, ya que se debe analizar la disponibilidad y la repercusión del capital que posea el grupo. Esta sección apunta directamente a la particularidad de dos ámbitos: el del negocio empresarial y el de la familia. Estos tienen relación directa con el conjunto de bienes que posee una familia, lo cual representa tanto los bienes tangibles como los intangibles. Por tal razón, el patrimonio familiar incluye los activos económicos, pero también los valores, el capital humano y el bienestar general de la familia.

4.            Estudiar el basamento legal que corresponda: se debe considerar todos los aspectos concernientes al marco jurídico que circunscribe a la microempresa. Todo negocio (sea familiar o no) debe determinar la forma jurídica que le interese y concierna. La opción que sea seleccionada debe estar enfocada al control de la familia sobre las diversas decisiones, de forma que aseguren la continuidad de la microempresa. Esto en relación con el tamaño, el número de miembros, las necesidades financieras, entre otros. El grupo familiar deberá decidir en qué tipo de sociedad se va a constituir.

5.            Establecer el tipo de sociedad comercial: el grupo familiar debe delimitar qué tipo de sociedad productiva elige. Este paso es esencial, dado que está íntimamente relacionado con el tipo de sociedad comercial que se va a implementar. La microempresa familiar debe determinar los derechos de cada uno de los miembros, además de establecer una junta de familia; estos deben seleccionar los administradores y las personas encargadas de generar los reportes mensuales y de cierre de año. Todo dentro de la formalidad que tenga a bien llevar la microempresa familiar.

6.            Determinar la estructura organizacional: es un punto clave para alcanzar el éxito. Por esto, resulta imprescindible generar un comité de seguimiento, el cual deberá dedicarse exclusivamente a resolver las dudas, las diferencias en la interpretación y la práctica de los protocolos. Generalmente, suele estar constituido por números impares (tres o cinco) miembros del grupo familiar.

7.            Constituir la sucesión generacional: es un paso fundamental que se debe ejecutar para asegurar la continuidad del negocio familiar. Este se selecciona por medio del candidato que cumpla con las condiciones para que ejerza el control; en lo relacionado con el manejo de la microempresa familiar, cuando la persona que lleve las riendas tenga que retirarse del cargo.

8.            Crear procedimientos para la toma de decisiones: en todas las organizaciones surgen conflictos durante el manejo del proyecto, sobre todo en la toma de decisiones. Cuando se comienza un negocio de corte familiar es relevante establecer un plan para resolver conflictos. La microempresa familiar tendrá que seleccionar el método que más le convenga; además de buscar el sistema que mejor se adapte a todas las consideraciones que ameriten.

9.            Programar la estrategia de marketing y difusión: es conveniente que se organice el grupo familiar para dar a conocer el tipo negocio y llegar al público objetivo. Es importante que algunos miembros del grupo familiar se encarguen de gestionar la labor del negocio al mercado. Esto con el fin de poder llegar con mayor facilidad al público objetivo del proyecto familiar. Para alcanzar este propósito se debe realizar un plan de marketing, además de establecer las estrategias que se deben perseguir.

10.            Generar un sistema de economía y finanzas: el desarrollo de un proyecto de microempresa familiar no puede comenzar sin un sistema económico y de finanzas, por lo que se debe proseguir una política de financiamiento para asegurar el crecimiento y desarrollo constante de la microempresa. Uno de los beneficios de este tipo de negocios familiares es que una vez que ya comienzan a generar utilidades, las mismas quedan dentro del núcleo y se debe acostumbrar a seguir una política de financiamiento apoyada en la reinversión. Esto se realiza con el firme propósito de asegurar el crecimiento y el desarrollo sostenible de la microempresa familiar.

 

Referencias Bibliográficas:

Izquierdo, Vera; Novillo Díaz, René; Alexander, Lenin y Mocha Román, Johanna Verónica. (2017). “El liderazgo en las microempresas familiares, desafíos y metas”. Revista Universidad y Sociedad, 9(3), 89-94. Recuperado en 23 de agosto de 2018, de http://scielo.sld.cu/scielo.php?script=sci_arttext&pid=S2218-36202017000300013&lng=es&tlng=es.

Leach, P. (1993). La Empresa Familiar. Buenos Aires: Ediciones Granica.

¿Quiere saber más? Contáctenos

Declaro haber leído y aceptado la Política de Privacidad