15 octubre 2018

Estrategias para crear empresas



¿Por qué se inicia una empresa?

Iniciar una empresa representa una aventura fantástica. Se requiere tener planificación y precaución con el fin de obtener éxito. Los errores más frecuentes de los emprendedores, según el Observatorio Vodafone, se centran en:

  • Quedarse solo con la idea del negocio
  • Confusión en los roles de la empresa
  • Poco equilibrio entre el optimismo y la realidad
  • Poca planificación en cada fase de creación del negocio
  • Centrarse solo en el factor dinero, más que la pasión y motivación
  • Falta de formación y capacitación empresarial.

 

Según La República, en Colombia, solo el 40% de las empresas sobreviven luego de 5 años. Aquellas que no pudieron lograr su cometido carecían de una idea clara y de un plan de negocios sólido. Para la creación de una empresa, se recomiendan 4 pasos sencillos dados por los expertos de la Cámara de Comercio de Colombia:

  • Toma de la decisión, definir las razones que llevan a emprender: ya sea por desempleo, necesidad o plan de vida.
  • Definición de la idea de la empresa, acorde con las metas de los empresarios, conocimientos y valores.
  •  Diseño del modelo de Negocio: comprende la estimación de recursos, análisis del potencial del mercado, habilidades y propuesta de valor.
  • Implementación del modelo de negocio, acorde con lo estipulado en el modelo predefinido.

 

Para minimizar errores y superar obstáculos, aquí te presentamos algunas estrategias a considerar en el momento de crear tu empresa.

 

Estrategias para la creación de una empresa

Experimenta el lanzamiento de un nuevo producto

Probar el lanzamiento con métodos innovadores, comenzando con productos y bienes más sencillos. El método Lean Startup favorece esta experimentación para el aprendizaje de las necesidades reales de los clientes en un corto lapso.

 

Formaliza tu empresa jurídicamente

Es vital conocer los procesos de constitución de la empresa para poner en marcha las operaciones. Cada país posee sus propios procesos. Considera si se hará como empresario individual, sociedad de responsabilidad limitada, sociedad limitada u otras figuras contempladas en tu entorno.

 

Define tu modelo de negocio

Entre los elementos más importantes, pregunta: ¿Qué ventajas identificas en tu empresa? ¿Qué necesidad cubrirás en el mercado? ¿Cómo te diferencias de tus competidores?

 

El modelo canvas, o lienzo del negocio, es un buen punto de partida. Vislumbra la elaboración en solo una hoja, de aspectos como segmentos de clientes, propuesta de valor, canales de distribución, relaciones con clientes, flujos de ingresos, recursos claves, actividades claves, red de asociados y costos económicos. Esto te dará una visión muy global y rápida de lo que será la empresa.

 

Elabora tu plan de negocios

Este plan es el documento guía para la definición del rumbo de la empresa. Recolecta datos valiosos que permitirán anticipar, de forma estimada, el futuro del negocio. Entre los elementos substanciales en el plan, se encuentran: aspectos de mercadeo (demanda, competencia, promoción); aspectos de producción (materiales, servicios, mano de obra requerida); aspectos de organización y gestión; aspectos financieros y económicos.

 

Es valiosa la elaboración de la matriz DOFA para la valoración de aspectos internos y externos que afecten el desempeño del negocio.

 

Determina recursos necesarios

El resumen ejecutivo del plan de negocios será el instrumento que se podrá utilizar para solicitar financiamiento. El mismo permitirá a posibles inversionistas la visualización de demanda potencial, nicho de mercado, proyecciones económicas, rentabilidad. Estos datos son de suma importancia para que se aprueben préstamos que se podrán requerir para empezar.

 

Busque aliados comerciales

Por razones estratégicas, la empresa puede contar con diversos socios; de tipo financiero, comercial, posicionamiento, acceso a mercados y otros de acuerdo con las necesidades existentes. Entre la clasificación de estas alianzas, se destacan aquellas entre empresas no competidoras; cooperación entre competidores; relaciones entre comprador y distribuidor, y asociación con otros socios.

 

Al respecto, la alianza estratégica, es una estrategia que surge tras la integración de dos o más empresas; ello fortalecerá la misión del negocio, acorde con lo establecido en dichos convenios (David, 2003.)

 

Rodéate del mejor talento humano

De acuerdo con Jim Collins, autor del libro Good to great, el rendimiento de las empresas depende de contar con las personas adecuadas. Poseer el talento humano adecuado asegura el desempeño eficiente del personal de acuerdo con sus funciones; sumado a su conocimiento, se espera la presencia de un equipo comprometido y apasionado por el objetivo organizacional.

 

Evalúa, corrige y aprenda de los errores

La función control es importante en la creación de las empresas. Así que, cuando se planifica, es posible tener imprevistos. Por ello, es significativo el diseño de indicadores según los procesos de la empresa creada.

 

Un buen indicador es aquel que permite el monitoreo de las operaciones del negocio, complementado con los tradicionales, a saber: financieros, calidad, producción, etc. Estos datos permiten la retroalimentación y la generación de acciones correctivas para encauzar hacia lo planeado inicialmente. El libro “Cómo crear tu empresa” sugiere la definición de métricas realistas, que puedan ser ejecutadas en torno al valor aportado al cliente.

 

Empiece a dar visibilidad

Un paso inicial puede ser la creación de una página web, cuentas en redes sociales y envío de correos, entre otros. La tecnología será una gran aliada en el momento de promocionar tu empresa y conseguir a tus primeros clientes potenciales.

 

Para finalizar, puede decirse que operar una empresa no es cosa sencilla. Muchos emprendedores exitosos tuvieron que comenzar una y otra vez, siempre aprendiendo de los fracasos. La clave del triunfo es tener un objetivo fijo y fluir tras los aprendizajes de cada error que pueda cometerse. La perseverancia es un punto clave, no desistas de tu meta.

 

Referencias Bibliográficas

Collins, J. (2001). Good to great. Ebook: Sapiens Editorial.

David, F. (2003). Conceptos de Administración Estratégica. México: Pearson Education.

¿Quiere saber más? Contáctenos

Declaro haber leído y aceptado la Política de Privacidad