13 octubre 2018

Educación financiera para ser una emprendedora exitosa



¿Quieres sentirte tranquila con las finanzas de tu negocio y saber que eres capaz de administrar tu dinero? Con estos consejos de educación financiera estarás segura y a salvo de riesgos innecesarios en tus cuentas.

 

1.            Define la lista completa de tus gastos

Uno de los errores más frecuentes que se cometen al hacer las cuentas de un negocio es no incluir en la lista todos los gastos. Esta debe tener en cuenta desde los servicios públicos, el arriendo, si lo hay, el pago de los sueldos de los empleados y las materias primas. También, los gastos menores, como los productos de aseo o el café que los trabajadores toman a diario si el negocio cuenta con una sede física. Nada se te debe quedar por fuera. Así la suma te parezca pequeña, se hará grande con el paso de los meses y puede llegar a representar un descuadre en tus finanzas.

 

2.            Estudia bien tus deudas

La buena educación financiera enseña a analizar el costo del dinero. Este es un tema que debes conocer si estás pensando en adquirir un préstamo para tu negocio o si ya estás pagando uno. Los intereses son el precio que estás pagando por contar con recursos adicionales y son un monto importante de tus gastos mensuales. Si vas a adquirir una deuda, consulta las opciones con diferentes entidades financieras. Pregunta por los servicios que ofrecen específicamente para mujeres y para emprendimientos. Son varias las que cuentan con servicios especiales para estos casos. Calcula realmente en cuánto tiempo puedes cancelar la deuda. Entre más largo sea el plazo, más intereses pagarás, y el préstamo será más caro, así las cuotas sean menores. Lo ideal es establecer un tiempo que no te resulte tan costoso, con pagos que sean cómodos para tu negocio.

Si ya tienes un préstamo, puedes investigar si alguna entidad financiera te lo compra con una tasa de interés más baja.

 

3.            Separa las cuentas personales de las cuentas de tu negocio

Uno de los problemas más frecuentes en las finanzas de los emprendimientos es manejar las cuentas del negocio y las cuentas personales juntas. Esto es falta de educación financiera.

Debes dejar el dinero de tu negocio solo para el negocio, no sacar para los gastos de la casa ni para pagar tu tarjeta de crédito. Como empleada de tu propio negocio, debes fijarte un sueldo como corresponde, con todos los requerimientos legales. La empresa debe pagar tu afiliación a la seguridad social. Tampoco debes pagar los gastos del negocio con tu dinero personal. Si lo haces, esa plata debe ingresar como un préstamo a tu emprendimiento y este debe tener la posibilidad de pagarte la deuda. Esta diferenciación es fundamental para saber si tu trabajo es rentable y si estás ganando o perdiendo plata.

 

4.            Deja las utilidades para el final

Parte de una buena educación financiera es saber cómo manejar las verdaderas utilidades de tu emprendimiento. Lo primero que necesitas establecer es cuáles son las ganancias reales de tu negocio. En términos sencillos, las ganancias son la cantidad de dinero que te queda cada año después de pagar todos los gastos y las deudas. Es importante que solo al finalizar el año decidas si retiras las utilidades o las reinviertes en tu negocio. Retirar del negocio las ganancias de cada mes es dejar tu emprendimiento sin dinero para funcionar: esto te puede llevar directo a la quiebra.

 

5.            Lleva las cuentas por escrito

No hay mejor consejo de una buena educación financiera que seas muy organizada. Es ideal llevar por escrito una contabilidad exacta del negocio. Olvídate de pensar que con tener las cuentas claras en tu mente es suficiente. Organiza un archivo de tu emprendimiento, donde lleves muy bien las cuentas. Anexa a los libros de cuentas los comprobantes de todos los pagos que hagas. También, las facturas de todas las compras y los extractos bancarios. Así te parezca que tu negocio es muy pequeño para esto, pronto crecerá.

Agradecerás haber sido ordenada desde el inicio. La organización permite tener las cuentas claras y esto es lo más importante. En últimas, se sabe si un negocio es rentable cuando se tiene claro qué sumar y qué restar.

 

6.            Recuerda que tu negocio no es un banco

Parte de una buena educación financiera es entender que tu negocio no es el banco de tu casa ni de tus amigos. La misión de tu emprendimiento no es prestarles dinero a los demás ni a ti mismo. Para los préstamos existen las verdaderas entidades financieras.

Tal vez te cueste mucho trabajo decirles no a las personas que quieres ayudar. Deberás aprender a decir no. Decir no es muy importante para lograr que tu negocio despegue y sea estable y rentable. Si realmente sientes que no puedes dar una respuesta negativa, anota esas deudas en la contabilidad de tu negocio. Ojalá fueras capaz de prestarles a otros el dinero a un plazo fijo y cobrando unos intereses. Tal vez te ganes uno pesos por cuenta de una buena movida financiera.

 

7.            Define el papel del dinero en tu vida

Algunos expertos recomiendan definir el papel del dinero en tu vida. Sugieren entenderlo como un medio y no como un fin en sí mismo. Este enfoque te permitirá ser feliz con tu negocio. También, estar preparada para traspasar las puertas que te abra tu emprendimiento.

¿Quiere saber más? Contáctenos

Declaro haber leído y aceptado la Política de Privacidad