09 octubre 2018

Invertir en productos de calidad: inversión segura a largo plazo en el hogar



Contar con productos de calidad en tu hogar es la medida definitiva que debes tomar para evitar invertir en mantenimiento y reparaciones prematuras.

Los productos de calidad poseen características que los hacen insustituibles. Son la justa garantía de que a la larga nuestra vivienda contará con las herramientas necesarias para resistir el paso del tiempo.

Cuando se trata de nuestra casa no vale la pena escatimar en gastos, ya que esto puede ser contraproducente en el futuro cercano. Cada área de nuestra vivienda necesita de un cuidado y atención particular. Es por ello que la elección de los materiales para cada zona debe hacerse con sumo cuidado y precisión.

Además, esto determinará su rendimiento y la calidad de vida que tengamos en nuestra casa. Todos hemos tenido un baño en reparación, un grifo que no funciona o el goteo de una tubería. Sabemos lo incomodo que resulta sustituir piezas que se dañaron muy pronto debido a la adquisición de productos de baja calidad.

Las griferías, tubos, piezas complementarias, accesorios, deben tener características específicas que les permitan un buen desenvolvimiento para que sean duraderos en el tiempo. Algunos beneficios destacados de invertir en productos de calidad son los siguientes:

1. Mejor desempeño a corto y largo plazo. Los productos de calidad funcionan con mayor eficiencia. Una ducha o un grifo en óptimas condiciones nos permitirán disfrutar de su utilidad sin inconvenientes. Han sido creados con parámetros de excelencia que permanecen tras el paso de los años. Su realización tiene en cuenta su uso diario, por lo que están concebidos para tener un rendimiento máximo desde el primer momento y hasta el último instante de su vida útil. Esto se debe a que han sido realizados con tecnología más avanzada que otro tipo de productos del mercado.

2. Dan una mejor imagen estéticamente. Los productos de calidad son estéticamente bellos. Su imagen está concebida para durar y por ende su aspecto tiende a ser cuidado. En productos como las duchas, los grifos y otros complementos metálicos es primordial tomar en cuenta este aspecto.

3. Están garantizados. Las empresas que realizan productos de calidad tienen estándares tan altos que suelen brindar a sus clientes una garantía larga. En ocasiones esta garantía incluye casi todos los años de duración de dicho artículo. Esto se debe a que este tipo de productos están respaldados por una marca con más de veinte o cuarenta años de experiencia en el mercado.

4. Son una inversión que no pierde valor. Invertir en productos de calidad es una forma de proteger tu dinero. En primer lugar, evitarás gastar más en un artículo que debas restituir y en segundo agregas valor a tu propiedad o construcción.

Además, tener una casa con acabados de calidad representa una inversión a futuro. Los compradores de vivienda se fijan en los detalles. Para adquirir alguna casa o apartamento los materiales con que ha sido realizada influirán en tu decisión.

5. Los profesionales prefieren trabajar con estos productos. Para los profesionales los productos de calidad tienen una incidencia directa en su trabajo. El diseño, el acabado y la funcionalidad de la obra que realizarán viene dada según la calidad de los productos que se utilicen. Es por esta razón que siempre prefieren trabajar con productos que finalmente te puedan brindar excelencia. Artículos que se adapten a lo que necesitan y brinden un buen acabado final.

Los productos que no tienen altos niveles de calidad siempre son un riesgo. Pueden incidir negativamente en las obras que se realizan, generando así una mala reputación para los profesionales que trabajan con ellos.

De hecho, muchos profesionales recomiendan marcas específicas y no se hacen responsables del desenvolvimiento de otras muchas más económicas.

6. Funcionan en un 100%. Su funcionamiento es completo desde el primer día. Gracias a su tecnología y características, te brindan un desempeño óptimo. Los productos de mala calidad, por el contrario, puede que su funcionamiento no sea de un 100%. Muchas veces debido a su bajo costo el rendimiento y desenvolvimiento, aunque es funcional, no logra totalmente el resultado esperado.

Esto incide en la calidad de vida. Los canales y bajantes de una vivienda, por ejemplo, necesitan tener un buen desempeño. Deben resistir los rayos del sol, ser fáciles de limpiar, no gotear, ser inoxidables. Si se adquiere productos de calidad el estilo de vida de los dueños de una vivienda no se verá afectado. Por el contrario, al utilizar un producto de mala calidad las consecuencias pueden ser desagradables.

7. Sus especificaciones son precisas, por lo que no hay lugar a error. A la hora de adquirirlos no hay posibilidad de equivocarte. Poseen especificaciones precisas que puedes consultar en los catálogos de la marca. Por el contrario, los productos de baja calidad, muchas veces tienen medidas que podrían resultar equivocadas. Sus especificaciones muchas veces no son precisas. En esos casos es mucho más fácil caer en el error a la hora de comprarlos. De este modo, el riesgo de gastar dinero de forma innecesaria aumenta.

Finalmente, los productos de calidad son una garantía para constructores, profesionales del área y propietarios de vivienda. Poseen belleza, durabilidad y la mejor tecnología.

 

Bibliografía:

Ventageneradores (2017). Guía para comprar grifos de ducha. Disponible en  http://www.ventageneradores.net/blog/guia-comprar-grifos-de-ducha/

Serman (2014). La importancia de los materiales de construcción. Disponible en http://sermanconstrucciones.es/reformas-las-rozas/materiales-de-construccion

Universidad de Palermo (s.f). Ebook: La calidad en la industria de la construcción. Disponible en https://www.grupoconstruya.com/actividades/docs/calidad_UP.pdf

Novamat (s.f). La importancia de los buenos materiales de construcción. Disponible en https://novamat.es/materiales-de-construccion/

¿Quiere saber más? Contáctenos

Declaro haber leído y aceptado la Política de Privacidad