30 julio 2019

¿Cómo saber si los materiales que utilizaste para hacer arreglos te generan un ahorro futuro?



Remodelar el hogar cada cierto tiempo es una labor que responde a la necesidad de renovar el espacio habitado. Sin embargo, se trata de una tarea que puede tornarse ardua y costosa al mismo tiempo. Por eso es fundamental la planificación clara de lo que pretendemos hacer; solo así ganaremos en ahorro monetario, de tiempo y de trabajo.

A la hora de remodelar tu hogar, no todo lo referente al ahorro se asocia con lo inmediato; es decir, solo con el cálculo presupuestario de la obra. Hay detalles que se deben proyectar en el tiempo y que a largo plazo serán un ahorro significativo. Por ejemplo, pensar en el futuro gasto energético de la vivienda, teniendo en cuenta que el pago de suministros es uno de los gastos diarios más elevados.

Aprende cómo resanar las paredes con grietas o hendiduras de tu casa

En cuanto a las dependencias que exigen ser reparadas con mayor frecuencia, estas corresponden a baños y cocina. Si la premisa, aparte de remodelar, es el ahorro, entonces los arreglos pueden restringirse solamente a cambios de grifería y manillas de puertas, por ejemplo.

Una remodelación también puede ser la oportunidad para cambiar algunos artefactos de tu hogar que no estén en buen estado. Esto, según sea el caso, puede significar un futuro ahorro en agua y luz.

Consejos generales para que el ahorro sea parte de tu plan de remodelación

 Organiza tu plan de remodelación por etapas, dándoles prioridad a las áreas de tu casa que requieran cambios urgentes.

Comienza remodelando aquello que representa incomodidad y detrimento de la calidad de vida familiar. Continúa con aquellos detalles que brindan mayor confort a la familia. Si aún te queda presupuesto, mejora la parte estética de tu hogar.

Economizar no es sinónimo de comprar lo más barato. Un aspecto que debes tener en cuenta a la hora de comprar materiales es la durabilidad de estos. Invierte un poco más de dinero en artefactos e insumos que resistan el paso del tiempo.

Ten en cuenta la sustentabilidad a la hora de remodelar; el planeta y tu bolsillo te lo agradecerán. Medidas como sellar puertas y ventanas pueden hacerte ahorrar en calefacción o en aire acondicionado. Para que gastes menos energía, usa luces LED y reemplaza instalaciones o electrodomésticos que ya no estén funcionando bien. Tal vez sea una inversión extra, pero te ayudará a amortizar tus gastos a largo plazo.

5 materiales de calidad infaltables al remodelar tu baño

Finalmente ten en cuenta estas premisas clave para el ahorro:

Compara bien: Pide más de una cotización y sé específico en detallar lo que quieres hacer.

Piensa en el ahorro futuro: Para ello reemplaza todo artefacto en mal estado y cámbialos por unos más eficientes.

No escatimes en lo importante: Prioriza los arreglos estructurales antes que los retoques.

Prepárate para optimizar: Con una buena planificación de las tareas que se deben realizar, hay una cuota importante de ahorro.

Recicla: Hay cosas que tienes y que están en mejor estado de lo que crees. Por ejemplo, muebles que con solo barnizarlos mejorarán su aspecto.

¿Quiere saber más? Contáctenos

Declaro haber leído y aceptado la Política de Privacidad