12 marzo 2019

Taladro: qué tipos hay y cómo manejar esta herramienta



El taladro es imprescindible para quienes se dedican a la construcción, mantenimiento o reparaciones domésticas o industriales. En el taller, siempre está presente.

Es un error pensar que el mismo taladro sirve para todo tipo de trabajo. Mucho es el material que ha sido arruinado gracias a esta creencia. Cada labor de perforación requiere de aplicación muy específica de fuerza, velocidad y potencia. De esta manera, el orificio queda perfecto y el material no sufre daños.

Clasificación del taladro

Los más populares entre usuarios no industriales son el taladro eléctrico (con cable o inalámbrico), el percutor y el rotomartillo. Sin embargo, estos equipos son mucho más diversos y pueden ser clasificados de tres maneras:

  1. Según el tipo de energía: manuales, eléctricos, hidráulicos, neumáticos y con motores de combustión interna.
  2. Según su mecanismo de funcionamiento: manuales, eléctricos con cable e inalámbricos, percutores, verticales, de columna, de torreta, radiales y CNC.
  3. De acuerdo con su tamaño: portátiles o fijos. El taladro fijo puede ser de piso, de banco o industrial.

Taladro manual

Son los más antiguos, pero por su gran utilidad siguen vigentes, especialmente por su bajo costo y facilidad de operación. En este grupo se encuentran la barrena, el berbiquí y el de manivela, todos operados manualmente. Son excelentes para materiales muy ligeros como madera, plástico y metales blandos. Entre sus principales usuarios están los carpinteros, ebanistas  y amantes del bricolaje.

Taladro eléctrico

El taladro eléctrico puede ser con cable o inalámbrico. El primero requiere de una conexión a un tomacorriente. Suele ser usado para perforar materiales de mediana dureza como la mampostería, drywall, madera, metales, fibra de vidrio y plástico.

Admite brocas de varios diámetros. Algunos modelos tienen función de motor en reversa que permite atornillar, desatornillar, pulir y lijar. El diseño tipo pistola con empuñadura es el más popular porque permite mejor agarre y apoyo.

El taladro inalámbrico funciona con baterías. Es mucho más liviano y, por no tener cable, ofrece mayor movilidad, especialmente en áreas donde no hay tomacorrientes cerca. A diferencia del taladro con cable, no tiene el mismo rendimiento en labores intensivas y en materiales duros.

Taladro percutor

Nada mejor para trabajar en materiales duros que un taladro percutor. Mientras la broca gira a gran velocidad, produce un golpeteo permanente que permite romper y avanzar al mismo tiempo. Ideal para ladrillos, concreto no reforzado, piedra, baldosas, ladrillos y acero.

 

También te puede interesar leer:

Planes de estudios y cursos para ferreteros

Ibagué graduó a plomeros profesionales

 

 

¿Quiere saber más? Contáctenos

Declaro haber leído y aceptado la Política de Privacidad