17 marzo 2019

Cómo hacer contrataciones en una obra civil



Las contrataciones en una obra civil son aquellas en las que una de las partes se denomina contratista. Esta se obliga con la parte contratante a ejecutar labores relacionadas con la reforma o construcción de un lugar determinado. Todo esto a cambio de una contraprestación económica.

Las contrataciones para una obra civil representan un contrato previsto en el código civil de Colombia. El contratante encomienda al contratista que levante una obra o efectúe una tarea. Dicho contrato se regula a través de los artículos 2053 a 2062 del código civil. El capítulo "De los contratos para la confección de una obra material" es uno de los más usados en construcción.

Estas contrataciones, por ser civiles, no involucran relación laboral directa entre el contratante y el contratista. Esto no impide que se configure en una relación laboral;

Por esta razón, es fundamental una adecuada redacción del documento del contrato. También su ejecución adecuada para que esté de acuerdo con su naturaleza. Asimismo, es factible que exista respaldo profesional del contratante en cuanto a los deberes laborales que tenga el contratista.

Existen requerimientos legales además de diferentes dificultades que se pueden presentar al momento de hacer contrataciones con estas características. Hay muchas maneras de realizar un contrato de obra civil. Los tipos más corrientes de contratos de construcción de este tipo de obras son:

Contrato precios unitarios: se basa en el precio del grupo de unidades de la obra. Se realizan los cálculos por cada unidad y la evaluación del valor global de la obra. Así se diversifican los gastos ajustados al volumen de la obra.

Contrato de proyecto y construcción: el contratista se encarga del proyecto, supervisión y realización de los trabajos. Esto es más eficaz para el manejo del dinero y para alcanzar los objetivos.

Contrato modalidad suma alzada: el contratante realiza un estudio del proyecto y certifica un costo asegurado o de poca variación. Investiga múltiples ofertas con la misma base y verifica la rentabilidad de la obra. Mientras tanto, el contratista estudia y se responsabiliza de la medición y valoración del trabajo realizado.

Contrato de presupuestos parciales: se calculan los gastos en planos y los cuadros de precios de la obra. Se genera un valor reflejado en unos presupuestos parciales. Esto certifica el costo total y permite introducir variaciones sin daño a futuro.

Contrato de presupuesto general: el presupuesto general debe cubrir el costo de unidades, impuestos, beneficio de industria. También, todo costo proporcional a la ganancia de la obra. El contratista se compromete a llevarlo a cabo y fija una base general. Esto permite una competitividad justa entre cada trabajador de la obra.

Para finalizar, se deben definir explícita e implícitamente los derechos, responsabilidades y deberes de todas las partes involucradas. La herramienta legal para esto son las contrataciones de las obras civiles. Después de leer este artículo, usted podrá tomar la mejor decisión al momento de tener que ejecutarla. 

 

También te puede interesar leer:

La seguridad industrial protege a los trabajadores independientes

 

 

¿Quiere saber más? Contáctenos

Declaro haber leído y aceptado la Política de Privacidad